Nos han dado la tierra – Juan Rulfo

Un grupo de campesinos angustiados por llegar a un pueblo donde el gobierno les prometió tierras y lo único que encontraron fue un  llano caluroso e irritante sin poder cultivar.

Juan Rulfo logra escribir lo sencillo de una forma precisa y poética, hace que un simple camino, un pueblo sin nada, sea una extraordinaria aventura. Es y siempre será, uno de los mejores escritores mexicanos, me atrevo a decir que podría ser el que más represente  un México auténtico desde las raíces de sus pueblos.

Nos han dado la tierra, es un cuento con la capacidad audaz de llevarnos a un México rural donde los sucesos más insignificantes toman vida y se convierten en el sentimiento de todo un país.

Anuncios

El jugador

En la ficticia Roulettenbourg, Dostoievski plasma sus días de juerga, enamoramiento y adicción por el juego de la ruleta en su paso por la ciudad alemana de Wiesbaden. Las primeras páginas llevan a la historia de manera lenta, pero necesario para describir a unos personajes psicológicamente bien  creados. Característica primordial de sus escritos.

Narrada en primera persona por Alekséi Ivánovich, tutor de una familia rusa que se encuentra en un hotel de Roulettenbourg y al ver que el patriarca de la familia empieza a tener deudas por su afición al juego, a tal grado de empezar a hipotecar sus propiedades. Alekséi Ivánovich se empieza a interesar por la situación y cuando se enamora de su hijastra, pierde los estribos y hace promesas de amor. Para que todos los problemas económicos de la familia se arreglaran, confiaban en la muerte de la abuela para que les pudiera heredar toda su fortuna y seguir ostentando en nivel de vida acostumbrados. Nunca podría decepcionarme leer una novela de Dostoievski, la prosa es sutil, muy limpia, con ambientes creados de manera perfecta que te hacen sentir que eres tú el que está en problemas, con los conflictos bien enlazados, deja ver los sentimientos que todo hombre al entrar a un casino va tomando cada vez que apuesta y sus consecuencias. Con la adrenalina que se obtiene al ganar, la decepción y frustración al perder y la poca voluntad por detenerse, la historia es un frenesí constante.

Creo que lo más complejo para mí al leer a Dostoievski, siempre han sido los nombres muchas veces complicados rusos, y sus variantes. Pero al final de cuentas, este señor puede hacer lo que quiera, es Dostoievski, un grande por siempre de la literatura.

 

 

El olor de la guayaba

 

 

El olor de la guayaba, llamado así por ser uno de los olores característicos de los pueblos del caribe, es un libro que te emociona y desvela todos los secretos del escritor a través de sus manías, supersticiones y de los pensamientos que llevan al éxito literario a uno de los personajes ilustres del llamado “boom” latinoamericano.

En ella se narran hechos notables de la vida del autor del Otoño del patriarca, el Amor en los tiempos del cólera y de Cien años de soledad; los sucesos que cambiaron su destino y algunas explicaciones de sus novelas y la forma en que las escribió. Es una gran conversación con su amigo Plinio Mendoza, donde profundiza en la persona, en los intereses, en sus problemáticas, en el juego del destino que lo llevó a ser escritor a la fuerza.

Es importante mencionar que podría tener algo de parecido a Vivir para contarla, por su  carácter biográfico, sin embargo, si eres un admirador de la obra de García Márquez, encontrarás muchas respuestas sobre su trabajo y conocerás un poco más detallado el sentimiento impregnado de su calidez y sencillez en todos sus escritos.

 

 

Yo no vengo a decir un discurso

Yo no vengo a decir un discurso es una recopilación de textos leídos en público por Gabriel García Márquez. Son una cosecha de agradecimientos que abarca desde sus inicios en secundaria y el tan aclamado discurso al recibir el premio Nobel en 1982. Hermosos textos como la Soledad de América latina, Cómo comencé a escribir y El mejor oficio del mundo que detallan la sinceridad de las palabras de un escritor  al desnudar su alma ante la hoja en blanco.

Así como el efecto de una buena historia que después de leerla queda impregnada para siempre en el corazón, en la memoria, en los sentimientos y en el tiempo; radica el deseo de transmitir desde lo más profundo una idea que te ronda en la cabeza y que no te deja en paz hasta que escribes sin pensar en el que dirán, sólo por el hecho de estar bien contigo mismo.

Pienso que la literatura no debería considerarse un pasatiempo, debería ser una necesidad para garantizar la libertad del hombre, porque un buen libro te llena de gozo, te hace olvidar los problemas mundanos y aporta grandes opciones a la vida; permite conocerte en soledad, cuestionar tu realidad con una desconfianza sigilosa con una nueva perspectiva para descubrir que aún las cosas vayan mal, todavía hay mucho por hacer y demasiado por vivir.

 

 

 

 

El túnel

Juan Pablo Castel es un pintor que narra su historia recluído desde la prisión por matar a María Iribarne, su amante. En el paso de los capítulos, se justifica y describe todo el proceso hasta el momento en que pierde completamente la cabeza y consume el acto.

El túnel, es una novela psicológica y filosófica, donde se analiza la vida misma desde diferentes perspectivas. La lectura te consume en una espiral oscura sin salida, da vueltas a la mente y te preguntas si es psicópata o está enamorado de verdad. La frágil linea de la cordura, puede pasar a la obsesión, del amor a la locura, y de la sinceridad al apego en tan sólo un instante.

Uno de los escritores que más admiro, Ernesto Sabato, hace que reflexiones. Te mantiene enganchado a la mente del protagonista en la intensa búsqueda existencial e incluso puedes llegar a cuestionarte de una manera personal y profunda desde su perspectiva.

 

 

 

La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile

Ser un exiliado y querer regresar de manera clandestina a tu país, siendo otra persona, con un pasaporte falso, con una profesión diferente e incluso con una esposa que no es la tuya, es de locos.

En la época del dictador Augusto Pinochet, el cineasta Miguel Littín fue obligado a salir del país. En una cena en España con toda su familia y varios amigos se cuajó la idea que tenía en mente desde hacía varios años: regresar a Chile para poder mostrar al mundo la brutal represión de la dictadura. Con la complicidad de tres equipos de filmación europeos organizados en diferentes regiones del país, el cineasta completó un gran documental que lo llevó a vivir experiencias extraordinarias y momentos de suspenso.

Tal odisea merecía ser contada con lujo de detalles, el reportaje narrado por el mismo MIguel Littín pero escrito con gran estilo, demuestra la gran vocación y el dominio del oficio de Gabriel  García Márquez. Aventura que solo podía ser contada por uno de los mejores escritores de todos los tiempos.

Pedro Páramo

“Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo”. Al leer esa primera línea, no tuve remedio alguno que devorar las páginas y sentir una satisfacción enorme por cada capítulo leído. Una vez que me sumergí en Comala ya no quise nunca abandonar ese pueblo que parecía el mismísimo infierno.

Pedro Páramo es un cacique dueño de vastas tierras; inteligente, mujeriego, cruel y padre de familia al que todos le tienen respeto. Juan Rulfo destaca los rasgos ocultos: la soledad de los pobladores, sus costumbres, las frases típicas, el acento regional, la comida así como los murmullos y susurros que recorren las calles solitarias de un pueblo acabado que vive de las almas en pena y de los hechos históricos. Sin duda, es el retrato de los pueblos de México.

Con largos monólogos, conversaciones y pensamientos profundos hacen que el estilo de la novela sea único con significados diferentes para cada lector pero que no deja de ser igual de brillante. Es una obra maestra, pues revoluciona desde el fondo con simbolismos, misterios y con unos personajes que se debaten entre la vida y la muerte,  el engaño y la soberbia del poder. Pedro Páramo es una de esas novelas que se impregnan y que siempre quieres volver a leer. La gran novela mexicana por excelencia.