El jugador

En la ficticia Roulettenbourg, Dostoievski plasma sus días de juerga, enamoramiento y adicción por el juego de la ruleta en su paso por la ciudad alemana de Wiesbaden. Las primeras páginas llevan a la historia de manera lenta, pero necesario para describir a unos personajes psicológicamente bien  creados. Característica primordial de sus escritos.

Narrada en primera persona por Alekséi Ivánovich, tutor de una familia rusa que se encuentra en un hotel de Roulettenbourg y al ver que el patriarca de la familia empieza a tener deudas por su afición al juego, a tal grado de empezar a hipotecar sus propiedades. Alekséi Ivánovich se empieza a interesar por la situación y cuando se enamora de su hijastra, pierde los estribos y hace promesas de amor. Para que todos los problemas económicos de la familia se arreglaran, confiaban en la muerte de la abuela para que les pudiera heredar toda su fortuna y seguir ostentando en nivel de vida acostumbrados. Nunca podría decepcionarme leer una novela de Dostoievski, la prosa es sutil, muy limpia, con ambientes creados de manera perfecta que te hacen sentir que eres tú el que está en problemas, con los conflictos bien enlazados, deja ver los sentimientos que todo hombre al entrar a un casino va tomando cada vez que apuesta y sus consecuencias. Con la adrenalina que se obtiene al ganar, la decepción y frustración al perder y la poca voluntad por detenerse, la historia es un frenesí constante.

Creo que lo más complejo para mí al leer a Dostoievski, siempre han sido los nombres muchas veces complicados rusos, y sus variantes. Pero al final de cuentas, este señor puede hacer lo que quiera, es Dostoievski, un grande por siempre de la literatura.

 

 

Anuncios

Pobre Gente

Makar Alekséievich Dévushkin es un funcionario del estado, pariente lejano de Varvara Alekséievna Dobrosiólova, ambos, residentes de San Petersburgo, se escriben correspondecia de manera habitual, es una relación epistolar en donde cuentan su día a día, las personas con las que viven y lo que hacen. La falta de dinero es uno de los temas principales de la historia, personajes muy pobres en donde Fiódor Dostoievski da a luz, a la novela social, poniendo en el centro de la acción, a la clase más baja.

Várenka, como afectuosamente la llama Makar Alekséievich es huérfana, al morir su padre, Fiódorovna se convirtió en su señora. Ésta fue anteriormente cruel con Várenka, pero, al menos, le brindaba una habitación en el edificio de su propiedad a ella y a Fedora, la compañera de piso de Várenka, ambas costureras.

La desesperación de Makar Alekséievich por conseguir dinero, y así, seguir ayudando a Várenka, lo lleva a pedir préstamos a sus compañeros de trabajo, no teniendo suerte alguna. Hasta que un día, comete un error en su trabajo, y lo manda  a llamar su excelencia, éste, ve su apariencia degradante, sus botas rotas, y se apiada de él, regalándole 100 rublos. La alegría parece regresar a las vidas de Makar y Várenka, pero ésta, a lo último, le ofrecen un trato que era ventajoso y así asegurar su futuro, acepta la oferta de casarse con un rico granjero que vive a las afueras de San Petersburgo, dejando destrozado y solo a Makar Alekséievich.