Juan Salvador Gaviota

Por azar del destino me encontré con esta fábula que rápidamente atrajo toda mi atención. Sin lugar a dudas te hace reflexionar por las enseñanzas de vida que te regala.   Quedé realmente emocionado, el escrito puede ser a simple vista sencillo, pero con unas frases profundas inigualables, que a más de uno lo dejará haciendo un examen profundo de sí mismo.

Juan Salvador Gaviota, no es cualquier gaviota, es una gaviota atrevida, que sueña con más, que cuestiona la mentalidad y la forma con la que vive su bandada. Se niega a sólo estar cerca de la costa y de los barcos pesqueros en busca de comida, a él, lo que le importa realmente es: volar.

Muchas veces el miedo no nos permite ser nosotros mismos, no nos atrevemos a hacer las cosas por el sentimiento que las críticas puedan atraer, es duro y difícil, porque requiere mucho valor enfrentarse a la vida como es y a pesar del fracaso, continuar. Con esta premisa, Richard Bach nos deja en claro que el límite nosotros lo ponemos, que antes de intentarlo con el corazón, nos damos por vencidos, también, busca resanar un lado olvidado, donde el amor, nuestra determinación diaria, mezclado con la capacidad de vencer los días malos, puede llevarnos a volar aún más alto de lo que nosotros creíamos. Esta gran fábula, me ha regalado una tarde de alegría y esperanza.

Anuncios