Luz de agosto

Cuando la soledad aparece y piensas que las cosas no pueden ir peor, el hombre se encarga de hacerte saber que nada en la vida es gratis. Todo acto tendrá sus respectivas consecuencias y aún en las peores circunstancias podrías encontrar un rayo de esperanza. Luz de Agosto es una marcada indiferencia social, la rabia en la escritura de William Faulkner es plausible, pues encarna los defectos del ser humano ante la gran embestida de la sociedad.

Contada desde dos historias diferentes, arremete contra los seres humanos en su capacidad más fina de desnudez, los pensamientos buenos y malos que pueden condenarte por toda la eternidad es precisamente lo reflejado en los más ínfimos cuestionamientos de ésta novela. Una historia que te atrapa y que poco a poco va desvelando la crueldad de nuestro día a día, la amargura y la venganza son dos armas con las que tienen que lidiar los personajes del condado ficticio de Yoknapatawpha. Por un lado Joe Christmas, un blanco con sangre negra o un negro con sangre blanca tratando de identifcar sus raíces acusado de asesinato y Lena Grove en busca del marido que la ha dejado embarazada.

En esencia, Luz de agosto puede ser un mensaje abierto a todas las formas del destino, nos muestra que la vida es, y sucede simplemente. No por tus actos, no por tus buenos pensamientos, sino por la razón de que nada puedes controlar  y que no puedes pasarte la vida esperando a que las cosas sucedan por arte de magia. Una gran lección de vida.

Anuncios